876 06 99 73 info@ciemzaragoza.es Avda. Autonomía 7, Zaragoza

Nueve directivos “inmersos” por tres días en el CIEM para aprender técnicas innovadoras

Desde init, empresa gestora del CIEM (www.ciemzaragoza.es) hemos puesto en marcha un programa especialmente dirigido a directivos de empresa. Bajo el nombre de “Inmersión Directiva”, los directivos pasan tres días completos viviendo un programa que aúna el trabajo en “cuerpo, corazón y mente” tanto de los directivos como de la empresa, para resolver un reto específico.

Ya lo decía el físico alemán Albert Einstein -”Insanity is doing the same thing over and over again and expecting different results”- “Locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes”. Eso es lo que desde initland, el Sistema de Centros de Innovación y Emprendimiento del Grupo init, pretendemos inculcar a directivos/as de empresas y empresarios a través de la Inmersión Directiva.

Una experiencia que aporta un valor añadido a aquellos directivos que buscan una renovación profunda y salir de la zona de confort a la que inconscientemente están sometidos. Mediante sesiones dirigidas alcanzan nuevas visiones, opciones, y herramientas que les permite ser más competitivos. Un nuevo hacer basado en el aprendizaje disruptivo, es decir cambiar los esquemas del pasado, la manera de hacer empresa para adaptarse y no morir.

Para conseguir este cambio, primero mental y después físico, “secuestramos” durante tres días al equipo directivo dentro del CIEM.

72 horas, tiempo en el que a través de la máxima de que el contexto condiciona el comportamiento les transportamos y descubrimos un entorno de trabajo innovador y colaborativo, orientado a gestionar nuevas ideas en un marco diferente.

“Para ello- comenta Alfredo Elías– la Inmersión Directiva trabaja en el cuerpo, corazón y mente del directivo, convencidos de la importancia que tiene la coordinación de estas tres partes. El trabajo inside-out se simultanea con un trabajo en la empresa, en el que se modela su mente (estructura organizativa), corazón (cultura organizacional) y cuerpo (capacidades económico-financieras)”. Las dinámicas están orientadas a mostrar la importancia y el impacto de la condición física, emocional e intelectual entre ellas, y sus consecuencias en las decisiones. Este análisis de fondo cambia en el directivo la visión personal, y su interacción con su entorno. Como consecuencia, se genera un cambio en la narrativa personal y empresarial que llevará a cambios en los procesos y resultados.

Durante los tres días de Inmersión, los directivos viven un proceso en el que deconstruyen sus narrativas habituales, elaboran una narrativa conjunta en la que se respetan y aprovechan los talentos individuales, y se construye una nueva visión conjunta.

“Finalmente,-destaca Paula Jaureguibeitia los directivos se marcharon con la sensación agridulce, por una parte lo positivo de todo lo aprendido y por otra la abrumadora sensación de todo lo que les queda por andar. Vinieron con muchas ganas de obtener respuestas y se fueron con un desafío muy grande, el de tener que trabajar duro para poder superar las barreras que les transformarán en una empresa más competitiva e innovadora”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *